Santa Ana: la ternura de los abuelos

En León, nos encontramos con la iglesia parroquial de santa Ana, del barrio del mismo nombre, antiguo arrabal de la ciudad ubicado a la entrada del Camino de Santiago. El origen de esta iglesia se remonta al siglo XII con un sabor típicamente medieval. Junto a ella había un hospital de enfermos de lepra y un cementerio de peregrinos. Santa Ana, madre de María y abuela de Jesús, nos emplaza en esta iglesia nuevamente al servicio de los más marginados (los enfermos de lepra en su momento) y cuidar del sueño de los que pasan a la Casa del Padre. Seamos “Iglesia-hospital de campaña” donde los heridos de la vida puedan venir a cicatrizar las huellas de su soledad, desesperación o falta de sentido.

Entrar en conexión con santa Ana nos remite a María. Ana y Joaquín supieron ser hogar para su hija. De ellos aprendió su relación con la Palabra y, sobre todo, a convertirse en privilegiada oyente de la voluntad de Dios. Ana y Joaquín, como nos señala el Evangelio de su fiesta, Mt 13,16-17, son dichosos por ver y oír las maravillas que Dios hace en ellos. No son ciegos ni sordos a lo que el Señor les va comunicando.

En el camino de la vida, con ocasión de la fiesta de san Joaquín y santa Ana, recordamos a todos los abuelos y abuelas del mundo, tan importantes para transmitir amor, ternura, alegría, la fe, lo que es cuidar, regalar memoria de vida agradecida y experimentada. A nuestros abuelos, aquí en la tierra o en el cielo, con todo cariño los tenemos presentes de todo corazón.

Santos Joaquín y Ana, rogad por nosotros.

Fernando Cordero Morales ss.cc.

Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *