Compartir como San Martín de Tours

Siendo militar sucedió el hecho tan tratado en la iconografía. Era invierno, y al entrar en Amiens, encuentra un mendigo casi helado, sin ropa. Divide su capa en dos partes y entrega una al pobre. Esa noche tuvo una visión en la que veía a Cristo con su media capa puesta, que decía a los ángeles: ¡Mirad, este es el manto que me dio Martín el catecúmeno! En lengua catalana se dice que el arcoíris es “l’arc de Sant Martí” (“el arco de San Martín”). Imagen hermosa para definir la alegría colorida del cielo cuando somos capaces de compartir con los que nos necesitan.

Damos porque hemos recibido. Damos porque hemos acogido el misterio del Amor y queremos amar. La mejor manera de amar, compartir. Compartir el pan, compartir el tiempo, compartir la escucha, compartir el silencio, compartir la alegría

Un buen lugar para reflexionar sobre todo esto es la iglesia de San Martín de Frómista (Palencia), situada en la comarca de Tierra de Campos, fue construida en la segunda mitad del siglo XI por orden de doña Mayor de Castilla como parte de un monasterio de San Martín, hoy desaparecido. Las primeras noticias en las que se hace referencia a esta iglesia datan del año 1066, en el que ya se había iniciado su construcción. Su estilo se relaciona con el románico palentino así como con la Catedral de Jaca, ya que alguno de sus canteros pudo haber trabajado en esta edificación. Sólida edificación, como la vida de San Martín, basada en la fe y la alegría del compartir.

Fernando Cordero Morales ss.cc.

Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *