San Marcos: la valentía de un evangelista

El convento de San Marcos es una de las grandes joyas de la arquitectura de la ciudad española de León junto con la catedral, la basílica de San Isidoro y la Casa Botines. Se encuentra hoy convertido en parador, además de iglesia consagrada y Museo de León, siendo uno de los monumentos más importantes del Renacimiento español.

¡Quién le iba a decir al joven Marcos que iba a contar con tanto honor! San Marcos evangelista, cuya vida transcurrió en el siglo I, es considerado el autor del evangelio de Marcos, y el fundador y primer obispo de la Iglesia de Alejandría. Puesto que él no fue discípulo directo de Jesús basó su relato en las enseñanzas de san Pedro. ¡Qué importante que nos hablen del Evangelio de Jesús, para unirnos en el camino de la vida más a Él!

Vamos a observar una escena de la vida de Marcos, que nos llama a poner un poco de valentía en nuestra existencia. Es la que se desarrolla en el huerto de los Olivos. La noche en que Jesús fue prendido, todos sus discípulos lo abandonaron y huyeron. Todos, excepto un joven que le seguía cubierto solo con una sábana. Cuando los guardias trataron de detenerlo, el joven dejando la sábana, se escapó desnudo. Era Marcos.

El león es el símbolo de san Marcos, porque su evangelio comienza con el rugido del Bautista en el desierto.

Jesús, ayúdanos a cumplir tus mandatos: “Id por el mundo entero pregonando la buena noticia a toda la humanidad” (Mc 16, 15).

Fernando Cordero Morales ss.cc

Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *