14. No te pude ver

Tema publicado con la autorización de «Brotes de Olivo»

«Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber, emigrante y te acogimos o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y fuimos a visitarte?…» (Mt 25, 37)

Nos hemos acostumbrado a verlos: mendigos, alcohólicos, heridos de alguna suerte de maltrato o violencia,  refugiados con la casa a la espalda. A la intemperie y sin hogar al que regresar… Formando parte, casi, del mobiliario urbano, están a años luz de nuestros intereses. Ya no nos quitan ni el hambre ni el sueño. Viven opacos, ajenos, terriblemente distantes.

Sin embargo, el mapa de nuestro mundo no está completo si no abrimos los ojos y el corazón a esas realidades, comprendiendo que sus vidas y las nuestras están vinculadas en lo profundo. Porque Jesús, rostro humano de Dios, se hace presente en cada debilidad humana y nos invita a una acogida incondicional. Respondiendo al dolor con compasión, al prejuicio con abrazo, a la exclusión con apertura. Desde un amor sin negociación.

«Sería ilusorio, inútil e incluso blasfemo declarar que somos testigos de Dios si no nos implicamos en actividades prácticas para reparar la injusticia.» (Jon Sobrino)

Susana Melero Leal

Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *