El peregrino de León

Autor: Martín Vázquez Acuña (1998); material: bronce fundido; localización: León

Hemos comenzado la Cuaresma: cuarenta días en camino hacia la Pascua. Es un camino pausado, un camino en tres dimensiones: hacia dentro, hacia fuera y hacia Dios.

La escultura que comparto hoy contigo es reflejo de esas tres dimensiones. Se trata de un peregrino que está sentado a los pies de un cruceiro, descalzo, con las sandalias esperando a reanudar el sendero. Mientras descansa, recuesta la cabeza en la columna  y cierra los ojos.

Continuar leyendo “El peregrino de León”

Compártelo ...

Aperos del peregrino

Autor: Javier Soto; material: hierro; localización: Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)

La escultura que os propongo en esta ocasión podría pasar perfectamente desapercibida en su entorno, situada a los pies del Monasterio de Nuestra Señora de la Anunciación: lugar privilegiado en el camino a Santiago de Compostela.

También es posible que, en tu camino, o en la preparación previa para comenzarlo, o en tu día a día, algunas cosas pasen desapercibidas.

Continuar leyendo “Aperos del peregrino”

Compártelo ...

¿Magos o Peregrinos?

Autor: Luis Albiac; material: chapa de acero y hormigón; localización: Caspe (Zaragoza)

Hemos celebrado la solemnidad de la Epifanía, cuyos protagonistas son los Magos de Oriente … Y la escultura que os propongo me evoca, precisamente, ésta grande fiesta. La tradición nos habla en algunos casos de tres, en otros hasta cinco. Lo que sí podemos decir de ellos es que eran unos sabios en búsqueda, que deciden ponerse en camino para encontrar un “no-sé-qué” que les mueve por dentro.

Continuar leyendo “¿Magos o Peregrinos?”

Compártelo ...

El Peregrino de Somport

Material: hierro; localización: Somport; autor: José Antonio Barrios

Al comienzo del camino francés, en Somport, al pie de una pequeña capilla dedicada a la Virgen del Pilar, se dispone una escultura que representa a un peregrino. Para realizar la obra, el escultor se ha dejado influenciar por las figuras serpentinatas del renacimiento tardío y manierismo, componiendo una pieza que está dominada por esa línea helicoidal que recorre desde su pie derecho hasta el brazo que sujeta el cayado.

Si nos alejamos de ella, veremos que es casi imperceptible en medio del contexto, salvo por el color azul turquesa que corona la cabeza de la figura, y es que el autor se comporta profundamente respetuoso con el ambiente, puesto que, para él, lo imprescindible es mantener la armonía.

Continuar leyendo “El Peregrino de Somport”

Compártelo ...