Razón y fe en el Camino

En el Camino reflexionamos sobre el sentido de la vida, nuestros ideales, la fe. Alguien que se distinguió por unir la razón a la fe fue el gran santo Tomás de Aquino, a quienes sus jóvenes compañeros lo llamaban el “buey mudo”. Un día san Alberto Magno cogió sus apuntes, al leerlos, dijo a los estudiantes: “Vosotros lo llamáis el buey mudo. Pero este buey llenará un día con sus mugidos el mundo entero”.

Continuar leyendo “Razón y fe en el Camino”

Compártelo ...

10. El Señor es mi pastor

Tema publicado con la autorización de Nico Montero

El dolor, que es parte de la vida, nos golpea a veces con saña, dejándonos una huella profunda: el corazón arañado, los sueños hechos añicos, la soledad, el olvido… la vida que se escapa.

Pero, aunque el tiempo parezca tu enemigo y el miedo muerda la memoria, hay que asumir la propia historia sin rendirse, incluso con sus horas oscuras; reconciliarse con ellas y seguir caminando.

Toca entonces recordar “de Quién nos hemos fiado: el único que nos conoce en lo profundo y sigue apostando por nosotros. Y experimentar su PROVIDENCIA, esa que -agotadas las fuerzas- aparece para hacer rebosar nuestra copa y nuestra esperanza.

Y reconocer en lo profundo, con la pasión del salmista, que “nada me falta.

Susana Melero Leal

Compártelo ...

¿Magos o Peregrinos?

Autor: Luis Albiac; material: chapa de acero y hormigón; localización: Caspe (Zaragoza)

Hemos celebrado la solemnidad de la Epifanía, cuyos protagonistas son los Magos de Oriente … Y la escultura que os propongo me evoca, precisamente, ésta grande fiesta. La tradición nos habla en algunos casos de tres, en otros hasta cinco. Lo que sí podemos decir de ellos es que eran unos sabios en búsqueda, que deciden ponerse en camino para encontrar un “no-sé-qué” que les mueve por dentro.

Continuar leyendo “¿Magos o Peregrinos?”

Compártelo ...

Una Iglesia que sirve

La Iglesia tiene como misión servir. Es Iglesia diaconal. Recordemos la función de los diáconos en el libro de los Hechos de los Apóstoles:

Por aquellos días, al multiplicarse los discípulos, hubo quejas de los helenistas contra los hebreos, porque sus viudas eran desatendidas en la asistencia cotidiana. Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: “No parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas. Por tanto, hermanos, buscad de entre vosotros a siete hombres, de buena fama, llenos de Espíritu y de sabiduría, y los pondremos al frente de este cargo; mientras que nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la Palabra”. Pareció bien la propuesta a toda la asamblea y escogieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Pármena y a Nicolás, prosélito de Antioquía; los presentaron a los apóstoles y, habiendo hecho oración, les impusieron las manos.” (Hch 6, 1–6).

Continuar leyendo “Una Iglesia que sirve”

Compártelo ...