14. No te pude ver

Tema publicado con la autorización de «Brotes de Olivo»

«Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber, emigrante y te acogimos o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y fuimos a visitarte?…» (Mt 25, 37)

Nos hemos acostumbrado a verlos: mendigos, alcohólicos, heridos de alguna suerte de maltrato o violencia,  refugiados con la casa a la espalda. A la intemperie y sin hogar al que regresar… Formando parte, casi, del mobiliario urbano, están a años luz de nuestros intereses. Ya no nos quitan ni el hambre ni el sueño. Viven opacos, ajenos, terriblemente distantes.

Sin embargo, el mapa de nuestro mundo no está completo si no abrimos los ojos y el corazón a esas realidades, comprendiendo que sus vidas y las nuestras están vinculadas en lo profundo. Porque Jesús, rostro humano de Dios, se hace presente en cada debilidad humana y nos invita a una acogida incondicional. Respondiendo al dolor con compasión, al prejuicio con abrazo, a la exclusión con apertura. Desde un amor sin negociación.

«Sería ilusorio, inútil e incluso blasfemo declarar que somos testigos de Dios si no nos implicamos en actividades prácticas para reparar la injusticia.» (Jon Sobrino)

Susana Melero Leal

Compártelo ...

Martín Codax el trovador gallego

Martín Codax, posiblemente de Vigo, por las continuas referencias a dicha ciudad en sus poemas, de entre mediados del siglo XIII y comienzos del siglo XIV. Apenas existen datos sobre la identidad del personaje.

Llegamos por fin a nuestra meta, a la Plaza del Obradoiro y a la Catedral de Santiago de Compostela donde se encuentra la tumba del Apóstol.  Es hora de disfrutar del arte de su portada, entrar en su interior, pasar a través del Pórtico de la Gloria, recientemente restaurado y dejarse llevar por la dimensión espiritual que en el día a día os ha acompañado.

No podía ser de otra manera que con una cantiga de Martín Códax, juglar, posiblemente de origen gallego, que nos dejó una serie de composiciones recogidas en el Pergamino Vindel y las Siete canciones de amigo.

Cerrad los ojos y cuando los volváis a abrir escuchad su música a la vez que admiráis ésta obra majestuosa con sus naves, altares, retablos, figuras… y sentid como cuerpo, alma y espíritu se funden con la Música. Como el camino de la vida … y el camino de la fe.

Carlos J. Fernández Cobo

Compártelo ...

13. En comunidad

Tema publicado con la autorización de «Almudena«

«La multitud de los creyentes tenía una sola alma y un solo corazón«. (Hechos, 4,32)

Con cuánta frecuencia, en las horas bajas, nos basta la sola presencia de  personas amigas para mejorar. Ni consejos que no se piden ni remedios-milagro, sólo saber que siguen ahí, sosteniendo con su cariño, acompañando con su silencio, ocupándose de lo que verdaderamente necesitas… Son tu gente, esa con la que siempre te puedes sentir  «a salvo».

Con sus gestos de hogar, ponen una luz de resurrección donde todo parece negrura.

Y Jesús se hace presente, aunque ni lo intuyamos, en esa cotidianidad compartida donde nos hermanamos. Si Él está, los bienes, los  sentimientos, las búsquedas , la vida…  se ponen en común. Caen los privilegios y las fronteras y se diluyen las hostilidades, porque Cristo  siempre trae la paz. Y con ella, la alegría, la esperanza, la generosidad, la sencillez…

Nace la comunidad, espacio horizontal de fraternidad, crecimiento y anuncio de un modo nuevo de habitar esta tierra.

Susana Melero Leal

Compártelo ...

Gaspar Sanz «literato» de la guitarra

Gaspar Sanz, de nombre real Francisco Bartolomé Sanz Celma (Calanda, Teruel, 4 de abril de 1640 – Madrid, 1710). Volumen 2: Libro segundo, de cifras sobre la guitarra española (Zaragoza, 1675), Folías.

Paramos en Salamanca, ciudad monumental, donde nos encontramos al compositor Gaspar Sanz, cuyo nombre real es Francisco Bartolomé Sanz Celma. Aunque nacido en Teruel comienza a desarrollar su carrera musical en Salamanca, donde estudió Música, Filosofía y Teología en la universidad de ésta ciudad, llegando posteriormente a ser profesor de Música de la misma.

En este caso lo presentamos como compositor destacado para el desarrollo y estudio de la guitarra. Aquí tenéis una «Folía», danzas con un esquema armónico muy definido y ,en este caso, de corte palaciego.

A veces en un camino tan largo es conveniente parar para disfrutar de las joyas que compositores como Gaspar Sanz nos dejaron. Es momento de buscar la paz interior para seguir felices hacia Santiago.

Carlos J. Fernández Cobo

Compártelo ...