Acogida Cristiana en el Camino 2019

En qué consiste: es una experiencia integral de «evangelización en salida». Encontramos a los peregrinos del «Camino de Santiago», en el «camino» y les indicamos «El Camino», Jesucristo.

Qué hacemos: acogida, escucha, acompañamiento, oración, animación litúrgica …

Dónde: en Arzúa, a 38 km de Santiago de Compostela.

Cuándo: Junio y Julio (al menos una semana). Turnos de 5 jóvenes (a partir de 18 años)

Contáctanos: 602 511957 (sor Cristina).

Compártelo ...

San Miguel de Biville: protector en el camino

San Miguel de Biville, en la provincia de Lugo y en el entorno de Sarria, cuenta con 60 habitantes. Un lugar pequeño con una iglesia románica del siglo XII, dedicada a San Miguel, que es toda una joya. A veces la grandeza de un personaje se manifiesta precisamente en la sencillez y en la humildad, aunque este resulte ser el más valiente y protector de los ángeles y arcángeles, también protector en nuestro camino hacia Compostela.

Y es que san Miguel, en los textos bíblicos, resulta ser el «ángel protector de Israel» (Daniel 10, 13 y 21; y 12, 1). En el Apocalipsis, además, el ángel san Miguel se destaca de la rebelión de los ángeles malos contra Dios y se pone decididamente de parte del bien.

Haciendo el Camino nos damos cuenta de nuestras rebeliones internas, de lo que no va bien, de aquello que nos quita la paz. Pidamos al Señor, a través de su mensajero Miguel, que nos ayude a tomar las decisiones acertadas, los caminos certeros por los que transitar en la vida y demos la espalda a todo lo que nos conduzca a la destrucción y al mal.

Arcángel San Miguel, protector en el Camino. Ruega por nosotros.

Fernando Cordero Morales, ss.cc

Compártelo ...

18. Eso es amor

Tema publicado con la autorización de «Edén»

«… eso es amor, quien lo probó lo sabe» (Lope de Vega, Rimas)

Respuesta, libertad, proximidad, compasión, ternura, cuidado, fidelidad, permanencia, compromiso, libertad, encuentro, reconciliación… Cientos, miles de palabras vertidas en mares de tinta a lo largo de la historia de la humanidad no han conseguido sino aproximarnos al contenido de la palabra «amor», sin abarcarlo alguna vez por completo. Y es que para amar se necesita algo más que palabras.

Dentro de cada uno de nosotros hay como semilla una conexión profunda con lo divino que nos hace responder a la injusticia con misericordia, a la violencia con gestos de paz; que silencia el odio con la fuerza del perdón. A diario vemos personas que nos muestran esa capacidad inmensa del ser humano para el bien y con sus experiencias transformadoras nos hacen «arder el corazón» (Lc 24, 32).

El amor nos da el encuentro en el camino y es el mejor carburante para avanzar.

Susana Melero Leal

Compártelo ...