23. Adelante y hacia atrás

Tema publicado con la autorización de «Susana Melero»

Pedro se acercó y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga, hasta siete veces? Jesús le dijo: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete». (Mateo 18, 21-22)

Leí en una ocasión que los seres humanos, al igual que los cuerpos celestes, describimos órbitas elípticas en nuestras relaciones, con momentos de máxima cercanía y de alejamiento. ¡Qué bueno sería asumir esto como lo natural y cuántas fricciones nos ahorraríamos! Bien pensado,ambas posiciones son necesarias: acercarse para nutrir lo entrañable y también alejarse, para redibujar la propia singularidad y tomar distancia de los conflictos que, vistos en perspectiva, pierden muchas veces intensidad y dramatismo. Acercarse y distanciarse…con armonía y naturalidad…como en una danza.

En la distancia crece también la capacidad de reconciliación y , con ella, la posibilidad de tender puentes de nuevo, permitiendo que la memoria rescate las experiencias valiosas y se selle la paz.

No hay lastre más pesado que el del rencor. Perdonarse o perdonar es, sin duda, la mayor experiencia de liberación. Nos humaniza y diviniza a la vez, convirtiéndonos en canales de la misericordia del Padre.

Susana Melero Leal

Compártelo ...

22. Gracias a la vida

Tema publicado con la autorización de «Emilia Arija»

«En todo dad las gracias, porque esta es la Voluntad de Dios para vosotros». (1Te 5,8)

La maravilla del cuerpo, el calor de la familia, las risas de los niños, la alegría de los amigos, el olor de tu tierra, los encuentros, los abrazos, los proyectos y sueños compartidos…

Pero también, los errores que te hicieron más compasivo, los contratiempos que te volvieron resiliente, las heridas y decepciones que te dieron la oportunidad de perdonar.

En la vida hay que ser agradecidos, aprender a valorar lo que se tiene y a vivir desde la sencilla satisfacción de quien aprecia lo que encuentra.

Una sola palabra alcanza al pensamiento más alto, a la oración más excelsa: «GRACIAS».

Susana Melero Leal

Compártelo ...

21. Decreciendo

Tema publicado con la autorización de «Carmen Murillo»

Desde pequeñas/os nos enseñan a relacionar los conceptos crecimiento y desarrollo con tener y ascender socio-económicamente, de tal manera que nuestro sistema social se sostiene sobre la firme convicción de que la prosperidad y la felicidad tienen que ver con el dinero.

Pero, como seres sociales que somos, por mucho que soñemos con la gloria y la riqueza material, nuestra felicidad siempre estará desapercibidamente conectada con la suerte de los demás. Por tanto, ¿de qué sirve perder tanta energía en ascender, si la clave de nuestra felicidad está en el ser «con» los otros?

No es lo mismo subsistir que existir; no es lo mismo el individuo que la persona.

Mientras que el crecimiento material y el bienestar estén sustentados sobre el sufrimiento o la injusticia de alguien, la riqueza o el poder adquisitivo nunca nos traerán la paz. Viviremos con un subconsciente endeudado.

Carmen Murillo Campos

Compártelo ...