30. Todo va a ir bien

«La esperanza no defrauda».  No está fundada sobre aquello que nosotros podamos hacer o ser y, mucho menos, creer.  Su fundamento… es el amor que Dios mismo nutre en cada uno de nosotros. (Papa Francisco)

Todavía no ha salido el verano por las puertas y la amenazadora realidad que nos envuelve, parece sacudir bruscamente su letargo indolente: nueva escalada de contagios, aulas y negocios que se cierran, despidos, celebraciones canceladas…ilusiones por docenas que se vuelven a meter en un cajón.

Pero no podemos dejar de sonreír, aunque la inseguridad o el desasosiego amenacen con quedarse a vivir. Aunque se congelen los proyectos y la pobreza se convierta en la mayor de las pesadillas.

Todo irá bien si no lo hacemos solos sino tejiendo redes de empatía, cuidado y solidaridad. Porque «hay certezas que nos dan la libertad, que nos hablan de utopías, que contagian valentía, que nos muestran un camino por andar». Es tiempo de agrandar el corazón; absténganse mediocres.

«No podemos dejar que la tristeza venza la partida. Más que nunca, ahora, toca buscar la alegría verdadera de estar vivos y tener motivos» (Jose Mª Rodríguez Olaizola)

Susana Melero Leal

Compártelo ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.