Santo Domingo: el rosario de la vida

Caminando por la Calle Real de Castrojeriz nos encontramos con la iglesia de Santo Domingo. Esta edificación es de estilo gótico y aunque sus bóvedas son del siglo XVIII, se hicieron con unos patrones antiguos. Anteriormente tenía un alfarje mudéjar que recubría sus techos. Este fue sustituido por el actual abovedamiento de piedra.

Lo mas bello que posee este templo es sin duda la portada de estilo gótico plateresco español.

Continuar leyendo «Santo Domingo: el rosario de la vida»

Compártelo ...

San Fermín: el arte de ser misionero

San Fermín es muy querido. En Pamplona descubrimos la Capilla de San Fermín, en la Parroquia de San Lorenzo, que presenta una planta característica del barroco: una cruz griega inscrita en un cuadrado, en su caso prolongada por un tramo de comunicación, que enlaza con el templo parroquial. La planta cruciforme se aprecia claramente al exterior. Rodea al edificio un cuerpo cuadrangular, que deja visibles dos de sus lados, puesto que los otros dos están ocupados de una parte por el templo de San Lorenzo, y caserío de la otra. Esta doble ala, con pretensiones de palacio, consta de dos pisos, el inferior de piedra con grandes arcadas, y el superior, de ladrillo y con vanos rectos, unas y otros enrejados. El testero -al igual que su paño contiguo- presenta un óculo entre las armas heráldicas de Pamplona. Los muros de ladrillo se rematan en frontones triangulares. Por encima se alza el tambor octogonal y la linterna, ésta última reedificada entre 1823 y 1824.

Si al pasar por Pamplona os da tiempo, no dudéis en hacer una paradita y rezar a san Fermín.

Continuar leyendo «San Fermín: el arte de ser misionero»

Compártelo ...

San Juan Bautista: brújula segura en el Camino

La mano de Dios está en Juan. A él toca regar y preparar la tierra para que venga el Mesías. Dios se vale de personas como el Bautista, que se convierten en riego, agua, frescura en medio de los desiertos de la vida.

Juan estuvo siempre en las manos de Dios. De hecho, se jugó la vida por él. No hubo protagonismos ni intereses que despistaran su vivir desde la voluntad del Padre. Así era Juan, hombre hecho y derecho, confiado, atento, oyente, curtido en el desierto. Hombre de Dios, referido a Él y referente para muchos.

Continuar leyendo «San Juan Bautista: brújula segura en el Camino»

Compártelo ...