2. Sal de tu tierra

Tema publicado con la autorización de Brotes de Olivo

Que somos «animales de costumbre» se ha dicho de los seres humanos y nada más cierto. Ni más triste. Verdad es que los hábitos nos ayudan a generar una estructura hasta cierto punto necesaria a nuestros días. Pero también lo es que nos acomodan en nuestra zona de confort, invalidándonos, no pocas veces,  para crecer mental y emocionalmente.

En «la tierra vieja», espacio vital que instalada en lo conocido nos hace atrincherarnos, lo distinto o peor, el distinto, se vive como una amenaza … Urge, entonces, alejarse de lo acostumbrado, para coger perspectiva de las cosas y movernos internamente desde lo esencial.
Es preciso salir de nuestro pequeño cosmos cotidiano para abrirnos a otros modos, gestos o lenguajesExponerse, abrazar la intemperieY dejarle al corazón espacio para el asombro ante la novedad de lo que el Espíritu nos proponga.
Susana Melero Leal
Compártelo ...

María: atajo obligatorio del Camino

Estamos en el mes de mayo, consagrado por la piedad de los fieles a María Santísima. Aunque la tradición de la devoción de treinta días a María, Tricesimum, se remonta al siglo XII, no será hasta el siglo XVII cuando se generalice la costumbre de honrar a la Reina del Cielo durante todo el mes.

Como peregrinos de la Pascua –en el tiempo del aleluya– hacia Pentecostés, un tiempo en el que María tendrá una nueva experiencia del poder creador del Espíritu Santo con vistas a la fecundidad de su maternidad divina (Juan Pablo II, 1987), nos vamos a encontrar con la Madre de Jesús en el parteluz del Pórtico de la Gloria, en el que aparece una representación del Árbol de Jesé, que nos explica plásticamente la Genealogía de Cristo, de acuerdo con el comienzo del Evangelio de San Mateo (Mt 1, 1-17) y con una metáfora vegetal que proviene de una profecía de Isaías (Is 11, 1).

Continuar leyendo «María: atajo obligatorio del Camino»

Compártelo ...