María: atajo obligatorio del Camino

Estamos en el mes de mayo, consagrado por la piedad de los fieles a María Santísima. Aunque la tradición de la devoción de treinta días a María, Tricesimum, se remonta al siglo XII, no será hasta el siglo XVII cuando se generalice la costumbre de honrar a la Reina del Cielo durante todo el mes.

Como peregrinos de la Pascua –en el tiempo del aleluya– hacia Pentecostés, un tiempo en el que María tendrá una nueva experiencia del poder creador del Espíritu Santo con vistas a la fecundidad de su maternidad divina (Juan Pablo II, 1987), nos vamos a encontrar con la Madre de Jesús en el parteluz del Pórtico de la Gloria, en el que aparece una representación del Árbol de Jesé, que nos explica plásticamente la Genealogía de Cristo, de acuerdo con el comienzo del Evangelio de San Mateo (Mt 1, 1-17) y con una metáfora vegetal que proviene de una profecía de Isaías (Is 11, 1).

Continuar leyendo «María: atajo obligatorio del Camino»

Compártelo ...

Un ángel nos anuncia la meta

Estamos celebrando la Pascua: El ángel con la trompeta del Pórtico de la Gloria proclama, y nosotros con él, que ¡Cristo ha resucitado!

La vida del cristiano se comprende y se vive a partir de la meta. Y la meta del Camino al Campus Stelae se materializa plástica y simbólicamente en esa Jerusalén Celeste que constituye el Pórtico de la Gloria: la cripta, el pórtico y la tribuna, es decir, la Tierra, el Juicio Final y el Paraíso. In paradisum deducant te Angeli, que a tu llegada te reciban los mártires y te guíen a la ciudad santa de Jerusalén.

Camino y peregrinación van indisolublemente ligados: somos homo viator, vamos encaminados por una vía, y esa vía es Cristo resucitado: camino, verdad y vida. Seguirlo sin extraviarnos (extra, fuera; vía, camino) nos conduce al pórtico que nos introduce directamente en la visión de Dios Padre. Este gran mensaje de salvación, la muerte ya no tiene la última palabra, ha sido proclamado por los múltiples y variados lenguajes de las artes desde los orígenes del cristianismo.

Continuar leyendo «Un ángel nos anuncia la meta»

Compártelo ...

AcompañArte – A partir de la meta

Hay una cuestión que está frecuentemente presente en las discusiones de los peregrinos ¿qué es más importante, el final o el camino? Ésta pregunta desaparece por sí misma cuando, por última vez, el peregrino carga su mochila a la espalda y como etapa final, sube la escalera monumental que le conduce al umbral del santuario. Y allí, desbordante de alegría de haber llegado, ¡descubre que le estaban esperando! Es acogido personalmente por el Apóstol, sentado en majestad y a su alrededor, está reunida la corte celestial: Cristo, los evangelistas, los ángeles y los ancianos del Apocalipsis que cantan y tocan con sus instrumentos «un cántico nuevo».

Nuestra sección se abre con el «Pórtico de la Gloria«, porque la vida se comprende a partir de la meta. Si sabes dónde vas puedes intuir la ruta a seguir.

Francisco Ramón Durán Villa, actual Decano de la Facultade de Xeografía e Historia,  nos irá introduciendo poco a poco en ésta maravillosa obra de arte. Iniciamos el próximo MES DE ABRIL.

Compártelo ...