19. Ángeles visibles

Tema publicado con la autorización de «Alfonso Moreno» y «Hnas. del Santo Ángel de la Guarda»

«No se te acercará la desgracia ni la plaga llegará hasta tu tienda, porque a sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos». (Sal 91, 10-11)

Existen y nos asisten. Más allá de lo corpóreo, se intuye su presencia de muchas formas:  en visitas que anuncian algo sorprendente que se acoge entre el desconcierto  y la esperanza (Lc 1, 26-38); en respuestas creativas insospechadas que aportan soluciones a callejones sin salida; disolviendo situaciones de tensión o desencuentro con alegría desbordante o sentido del humor; como acontecimiento inusual que resuelve lo que antes sólo era fracaso y confortando o sosteniendo  los momentos en que se está al límite (Lc 22, 43).

Pero, a veces , cambian sus alas por manos y pies y, desde un corazón de servidores como el suyo, se hacen cercanos, prójimos, tangibles, «realizando acciones ordinarias de manera extraordinaria» (cardenal Van Thuan).

De un modo u otro hacen concreta la Providencia del Padre perfumando los días de divinidad.

Susana Melero Leal

Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *