San Veremundo, transformarse en flor

San Veremundo o Bermudo, en el siglo XI, fue un monje benedictino, abad del Monasterio de Santa María la Real de Irache, en Navarra. Es el patrón del Camino de Santiago en Navarra. Un refrán de Navarra dice: «Mientras el mundo sea mundo, el ocho de marzo San Veremundo«.

El monasterio de Irache se remonta al siglo VIII. Es uno de los conjuntos monumentales más importantes de Navarra en el que destaca la iglesia románica del siglo XII, el claustro plateriesco y la torre herreriana. Se sitúa a la vera del Camino de Santiago y cerca de Estella. ​

Veremundo era muy generoso y siendo monje acostumbraba a llevar comida a los peregrinos del Camino que se paraban en el hospital del monasterio. Como estos donativos estaban regulados por el monasterio, lo hacía a escondidas y tapaba la comida con su hábito. Cuando alguno de los monjes lo encontraba y se llevaba la comida, ésta se transformaba en flores o leña.

Para atender a los peregrinos, el santo brotó vino de una fuente que había cerca del monasterio.

Un grupo de peregrinos había llegado en el monasterio y Veremundo los recibió. Al preguntarles de dónde venían y qué habían visto por el camino, no supieron contestar, ya que no se habían fijado en nada de lo que habían visto. Veremundo, dolido por tanta indiferencia hacia las maravillas que Dios había creado, exclamó diciendo «¡Veré mundo!». Los peregrinos se convirtieron en molinos de viento, condenados a girar continuamente sin llegar a ningún sitio y no cambiar de punto de vista.

Ojalá nosotros no nos convirtamos en molinos de viento, sino que aprendamos a contemplar las maravillas de la creación y, de paso, leamos la Encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco.

Fernando Cordero Morales, ss.cc

Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *