Fecundidad

Obra: Fecundidad; autor: César Manrique; lugar: Lanzarote (Islas Canarias); año: 1968

No sé cuántos de vosotros llegáis a Santiago peregrinando desde las Islas Canarias, pero hoy viajo virtualmente con esta escultura a vuestra tierra. La obra que os quiero compartir está situada en la casa-museo del Campesino, en Lanzarote. Hay varias cosas que me llaman la atención de esta escultura (y de la obra de César Manrique en general): la preocupación por el entorno, la adaptación al contexto, el reciclaje de materiales y el contraste; sobre todo, en este caso, el contraste. Blanco y negro, vertical y horizontal, natural y artificial, yermo y fecundo.

A lo largo del segundo trimestre de este año, nos hemos acordado mucho de los campesinos, porque gracias a ellos (y otras muchas personas después), los alimentos llegaban puntualmente a los mercados y las familias han podido comer. Con esta escultura, el artista canario quiso reconocer la labor de los agricultores en una tierra especialmente dura, volcánica, donde el agua para los cultivos no sobra, además de todos los condicionantes que comparten con los demás agricultores de otras zonas (condiciones atmosféricas, plagas,…). A pesar de todo ello, estos hombres y mujeres, han sabido quitar buen provecho de las tierras de Lanzarote. ¡Qué os voy a contar que no conozcáis mejor que yo!

Cuando camináis hacia Santiago, lo hacéis por tierras muy diferentes, muchas de ellas dedicadas al cultivo también. Quizás este tipo de esculturas nos puedan ayudar a pensar todas las parábolas de contenido agrícola que Jesús compartía con los discípulos, a animarnos para profundicemos en ellas, porque a nuestra cultura urbana le cuesta comprender los tiempos, el ritmo, la espera, el cuidado, la confianza, la preocupación, la providencia… Ser sembradores del Reino tiene mucho que ver con todo esto.

¿Qué dimensiones de tu vida necesitas cuidar, marcar tiempos y ritmos? ¿Cuáles son los contrastes que te ayudan a comprender mejor el significado de caminar con Jesús, para ser más fecundo a pesar de las dificultades?

Fátima Noya Varela

Compártelo ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.