Emprendedores en el Camino

Si haces el Camino de Santiago (primitivo, francés o del norte) pasarás por Arzúa y Arca, que son las últimas etapas. Y allí encontrarás a la familia Guaneliana (Hijas de Santa María de la Providencia y Siervos de la Caridad). El 24 de octubre celebramos la fiesta de su Fundador: San Luis Guanella, un sacerdote italiano con un gran espíritu emprendedor que murió en 1915 y fue canonizado por Benedicto XVI en 2011.

Don Guanella actúa y confía en la Providencia, por lo que suele repetir:

– Las situaciones de miseria no pueden esperar. Y no podemos cruzarnos de brazos mientras haya pobres que socorrer.

Continuar leyendo “Emprendedores en el Camino”

Compártelo ...

Médicos en el Camino

El Camino nos ayuda a sanar heridas y a curar nuestros dolores, sobre todo, aquellos que anidan en el espíritu. Para ello, contamos con acompañantes como los santos Cosme y Damián, que fueron dos hermanos médicos cristianos, muy conocidos porque ejercían su profesión de una manera desinteresada. Fueron torturados, quemados vivos y, como sobrevivieron, fueron decapitados por orden de Diocleciano hacia el año 300 d. C.

Continuar leyendo “Médicos en el Camino”

Compártelo ...

Con Clara de Asís en el Camino

El Camino nos recuerda el desprendimiento, la desposesión, caminar con lo indispensable: “Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles:No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa”. Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando el Evangelio y curando en todas partes” (Lc 9, 1-6).

Continuar leyendo “Con Clara de Asís en el Camino”

Compártelo ...

Santa Ana: la ternura de los abuelos

En León, nos encontramos con la iglesia parroquial de santa Ana, del barrio del mismo nombre, antiguo arrabal de la ciudad ubicado a la entrada del Camino de Santiago. El origen de esta iglesia se remonta al siglo XII con un sabor típicamente medieval. Junto a ella había un hospital de enfermos de lepra y un cementerio de peregrinos. Santa Ana, madre de María y abuela de Jesús, nos emplaza en esta iglesia nuevamente al servicio de los más marginados (los enfermos de lepra en su momento) y cuidar del sueño de los que pasan a la Casa del Padre. Seamos “Iglesia-hospital de campaña” donde los heridos de la vida puedan venir a cicatrizar las huellas de su soledad, desesperación o falta de sentido.

Continuar leyendo “Santa Ana: la ternura de los abuelos”

Compártelo ...